Principios empresariales y de calidad

  • Nuestro principal objetivo en la empresa es satisfacer a nuestros clientes. Por este motivo, los productos y servicios que ofrecemos han de ocupar las primeras posiciones frente a nuestros competidores. Los distintos emblemas de nuestros clientes. junto con el nombre Polmont pretenden ser sinónimo de una excelente calidad.

     

     

    Los requisitos y los deseos de nuestros clientes poseen un carácter vinculante para nosotros. Las fechas de entrega y los compromismos adquiridos habrán de cumplirse en cualquier caso.

     

     

     

     

     

    No menos importante que la satisfacción del cliente es para nosotros la satisfacción de nuestros empleados, ya que un empleado satisfecho ejerce una influencia decisiva sobre la calidad de nuestros productos y servicios, y, a su vez, influye de forma positiva sobre la satisfacción de nuestros clientes y el éxito de nuestra empresa.

     

     

    Los fallos detectados o provocados a nivel interno no deberán esconderse, sino ser tratados con transparencia con el fin de buscar de forma conjunta una solución y evitar así en el futuro un fallo similar.

     

     

     

    Asimismo, el estado de nuestras máquinas, instalaciones, herramientas y de nuestros instrumentos de control influyen en la calidad. Por esta razón, se espera de cada uno de los empleados que haga buen uso de dichas ayudas, así como que sea cuidadoso con los materiales de trabajo asignados personalmente.

     

     

  • La calidad no se obtiene por sí sola, hay que trabajar duro para conseguirla y comenzar cada día desde el principio. Por este motivo, el obtener "cero fallos" ha de convertirse en la meta personal de cada uno de nuestros empleados.

     

     

     

    Además de la calidad y la puntualidad en la entrega, el precio de nuestros productos y servicios contribuye a que nuestros clientes queden satisfechos. Es imprescindible, por tanto, que en el trato diario con los materiales adquiridos cada uno de nuestros empleados adopte una filosofía y una actvidad centradas en mantener reducidos los costes.

     

     

    La dirección de la empresa pone todo su empeño en asumir personalmente cualquier problema o crítica para garantizar la satisfacción de todos y cada uno de los empleados. El requisito para ello es que el empleado se exprese abiertamente a este respecto. Apostamos por la confianza mutua. 
     

     

    La calidad de nuestros productos y servicios dependen, a su vez, de la calidad de las piezas que adquirimos. Por este motivo, incluimos a nuestros proveedores en nuestra política de calidad mediante valoraciones sobre cada uno de ellos.

     

     

    Nuestro deseo es continuar progresando día a día. Dependemos tanto de las ideas de nuestros empleados para la mejora de los procesos de trabajo o para la organización de los lugares de trabajo como del aprendizaje de nuevos procedimientos, métodos y técnicas.